LA CAJA DE PANDORA MAGAZINE

domingo, 29 de mayo de 2011

¿Qué película es esta?. El juego de los domingos (23). Segunda Edición.

AYER POR LA NOCHE, EL AMIGO MR. LOMBREEZE, ME INFORMÓ DE UN NUEVO PROBLEMA DE BLOGGER. EN ESTE CASO, LA IMPOSIBILIDAD DE DEJAR UN COMENTARIO SI NO SE TENÍA ACTIVADA LA OPCIÓN DE VENTANA EMERGENTE, ASI QUE INMEDIATAMENTE CAMBIÉ LA CONFIGURACIÓN DE LOS COMENTARIOS PARA QUE HOY NO HAYA NINGÚN PROBLEMA (Y ESTÁ TESTADO VARIAS VECES PARA COMPROBAR SU VALIDEZ)

Las puntuaciones, a no ser que alguien diga lo contrario, van así:

PRIMERO (con premio asegurado):  agrimensorJ, 35 puntos
SEGUNDO Y TERCERO (con premio asegurado y a decidir en desempate):  David (Safari), 30 puntos, Mr. Lombreeze, con 30 puntos.

PRINCIPIO DE LA ZONA DE PUNTOS PARA PARTICIPAR EN EL SORTEO DE VARIOS PREMIOS (desde 10 puntos en adelante):
Cinexim, con 26 puntos.
Scotty, Marguis, con 25 puntos.
Doc Armitage, 24 puntos.
Licantropunk, con 23 puntos.
Diorama, Lughnasad, con 22 puntos.
Poptaje, con 19 puntos.
Pep, con 14 puntos.
Mucipa, dvd, con 12 puntos.
FIN DE LA ZONA DE PUNTOS PARA PARTICIPAR EN EL SORTEO DE VARIOS PREMIOS (desde 10 puntos en adelante).

PRINCIPIO DE LA ZONA DE PREMIO DE CONSOLACIÓN (de 5 a 10 puntos)
Ricardo Pérez, con 9 puntos.
Dickson, David Amorós, ricard, J.A. Pérez, 8 puntos.
Pepe Cahiers, kinski, William De Baskerville, con 7 puntos.
Trónak el Kárbaro,Dr. Quatermass, Insanus, con 6 puntos.
Pie Negro, egoitzmoreno.com, Señor Berns, con 5 puntos.
FIN DE LA ZONA DE PREMIO DE CONSOLACIÓN (de 5 a 10 puntos) 

Cecil B. Demente, Lola Fett, Isabel, Kenny, GCPG, Baal Zak, Tarquin Winot, Pedro López Manzano, con 4 puntos.miquel zueras, Anro, yosonico, Belknap, Kinezoe, Xalons, Möbius el Crononauta, Mr. Floppy, Charlie, Lucifer becario del mal, con 3 puntos.
redrum, dopzihon, Jokerman, Ricar2, Dialoguista, Angelus, mge, Luis Miguel Coballes, Tomás Serrano,Mr. Hanxinto M Camac, con 2 puntos.
Anna, Kinezoe, Lord Kamps, carlesp, Christian, Lula Fortune, Anele, Javi, Angel María Martinez, @ngel, Laura Jesso, Santiago Braida, Angelus, GabyLocura, Coltra, Kenny, Yamete, Putrefiction, tristan, Marcos Callau, Carles Franco Ballester, Berger, ruyelcid, juampi, Axel Foley, Wolfville, tokig, Elena, workroomfilms, Diego Fernández, Aaron, Monchovader,norko, 1 punto.

Y dicho esto... ¿de qué películas se trata?...
RESPUESTA: THE CURSE (O GRANJA MALDITA). ACERTADA POR: MARGUIS
 

martes, 24 de mayo de 2011

Jesús Franco. Directo(r) a la yugular.

"Jesús Franco decía a las actrices que se desnudaran para hacerles un primer plano. Lógicamente, alguien capaz de eso en plena España franquista, tendría que ser capaz de todo."
(Joaquín Romero Marchent)
  
Creo que la mejor manera de empezar este texto es siendo totalmente honesto con vosotros, queridos lectores. Si exceptuamos cuatro o cinco películas de su dilatadísima filmografía, no me gusta el cine de Jesús Franco. Dicho lo cual, eso no quita para que reconozca ciertas virtudes en él y para que uno no pueda disfrutar de la lectura de un libro sobre él.y su cine, "Jesús Franco", escrito por Carlos Aguilar y editado por Cátedra.
Hay que decir que era casi una injusticia que, a diferencia de lo que ocurre en otros lugares del mundo, en España no hubiese un estudio tan interesante como este, heterodoxo, lúcido y sin concesiones, sin tergiversar ningún aspecto de la carrera del cineasta, pero sin ahondar en las relaciones y disputas personales que entre ellos exisitieron.
Creo, también, que uno no debe sólo adentrarse en los caminos que ya conoce de sobra y que ha de aventurarse a probar con cosas nuevas en esto del cine (la literatura, el comic, el arte, la música, la comida...), puesto que si no se hiciese así, corremos el riesgo de estancarnos en nuestra propia isla, en nuestro propio universo, acotando otros posibles mundos.
Que no me guste el cine de Jess Franco, como ya he dicho, no quita para que no haya disfrutado, y lo he hecho mucho, de la lectura de este libro, lo cual, bajo mi punto de vista, hace que el meticuloso trabajo de Carlos Aguilar tenga más valor y brillantez todavía, ya que ha conseguido que me interese por algo que, a priori, no lo haría.

El caso de Jesús Franco es del todo atípico y anómalo, ya no sólo en nuestra cinematografía patria, donde casi todo es atípico, sino a nivel mundial. Prolífico hasta el paroxismo, con unas 200 películas en su haber, Franco ha sido denostado por muchos e idolatrado por otros tantos, fieles seguidores, admiradores de sus propuestas tanto a nivel de pasión por el género como a nivel erotómano. Aunque, eso sí, creo que si algo hay que reconocerle al bueno del tío Jess, es su perseverancia, su inmenso (en cantidad) legado al mundo del cine (que nos puede gustar más o nos puede gustar menos, pero ahí está) y su capacidad para permanecer imperturbable a los mercados, a los productores y al público, no dejándose contaminar por modas y tendencias.
Es un director absorbente de ideas y referencias, hiperactivo, incapaz de detenerse a reflexionar, irregular, capaz de concentrar toda su atención en única escena y abandonar y desmerecer el resto del metraje. Si atendemos a las palabras del actor y director Ricardo Palacios, colaborador de Franco en varias ocasiones, podremos advertir aspectos clave de la personalidad de este irrepetible cineasta:
"Es un espécimen realmente extraño. No se parece a nada ni a nadie. Tiene una necesidad que es la de rodar. No es manía ni vicio, es necesidad. Necesita estar rodando. Lo que sea, pero rodando. De este modo ha llegado a rodar al mismo tiempo una película infantil, una policiaca y una porno. Sin medios, sin equipo, sin nada. Siempre haciendo esos extraños cambalaches, de traspasar planos escenas entre películas, de empezar una pra acabar otra."[1]

Y es que para Franco, el cine es como una droga, es su esencia y lo que le hace vivir cada día. Supongo que el día que deje de ponerse detrás de una cámara, morirá de tristeza.
Veamos, a este respecto, las palabras de Alain Petit:
"Sólo es feliz cuando, mirando por el objetivo de su cámara, grita "acción". Cuando no lo hace, urde historias que escribe con palabras ininteligibles en folios baratos, o prepara el rodaje de sus siguientes películas (...) No le importa nada más, y para lograr sus fines, es capaz de todo. Es un estado casi patológico: cuando no trabaja, se vuelve irritable y es como esas cobayas a las que los médicos impiden dormir para que no puedan soñar." [2]
Por todos es conocido, como ha apuntado Petit, que Jess Franco tiene una reputación más que dudosa, de no saber nunca cuándo lo que te cuenta es cierto o no, de ser un director sin escrúpulos capaz de lo que sea por hacer su película. Este lastre, podríamos datarlo de mediados de los 70, donde una espiral de engaños, de dudosas prácticas profesionales hacen que comience a ganarse esa reprobable fama. Existen numerosos casos, contados por los propios protagonistas, actores o productores, que se quejaban amargamente  de haber sido utilizados por  Franco para rodar 2 ó 3 películas a la vez con el presupuesto de una y  sin decírselo a los participantes de la misma.

Si hay algo que apasione a Jesús Franco tanto o más que hacer películas, es la música, por la que se interesó desde muy pequeño, con especial predilección por el jazz. No en vano, sus comienzos en el mundo del cine fueron como compositor y, posteriormente, ayudante de dirección, llegando a codearse con nombres tan míticos como Juan Antonio Bardem, Romero Marchent o Luis García Berlanga.
Sus primeros pasos en la dirección se produjeron en películas documentales de corte cultural que resaltaban el "esplendor" de la España de la época (aunque posteriormente, cuando tuvo autonomía propia, fue un detractor acérrimo de la dictadura franquista). Su cine era variado: comedia, drama, musical, terror, thriller, aventura (posteriormente, en su larga época de decadencia, porno), y el interés que despertaron en el mundo del cine, hizo que no le faltaran ofertas de productores extranjeros o que trabajara com director de unidad secundario para Orson Welles en "Campanadas a medianoche", "La isla del tesoro" o "Don Quijote".
Lo tenía todo para convertirse en un director imprescindible y fundamental, pero eligió un camino que considero que fue equivocado, centrado en filmes de bajo presupuesto (cuando no era nulo), hechos a toda velocidad (con unos 7 títulos al año en determinados momentos) y descuidando el aspecto formal del conjunto hasta lo inconcebible y soportable.
Al final, una vez visto su recorrido hasta aquí, uno no puede sino preguntarse por qué un director tan versátil y dotado como suponíamos que era en sus primeros trabajos (con una primera etapa, hasta principios de los 70, más que interesante y que hacía sospechar que nos encontrábamos ante un cineasta de los destinados a ser grandes. Por desgracia no fue así), tomó un camino tan tortuoso, poco reconocido y tan escaso de calidad, en la mayor de las ocasiones, como el que decidió recorrer.
Tal vez la respuesta sólo esté en la mente de Jesús Franco.
Tal vez ni él sepa realmente cómo contestar a a esta incógnita.

"Es un hombre preparadísimo, que ha tocado muchos palos, que ha sido habilidoso, listo, valiente, implicando en sus proyectos a gente de toda clase de paises, viviendo por todas partes. Era encantador, cultísimo, trabajador, hablaba idiomas, lo sabía todo del cine, la música... Y todo eso fue un trampolín tan alto que lógicamente lo estrelló."
   (Joaquín Romero Marchent)

NOTAS:
[1] "Ricardo Palacios. Actor, director, observador", de Carlos Aguilar.
[2] Alain Petit. "Manacoa Files" 1, 1994. (Recordemos que Manacoa Files hace mención al nombre de la productora de Jesús Franco)


 1961- Gritos en la noche
 1963 - Rififí en la ciudad
 1964 - El secreto del Dr. Orloff
 1965 - Miss Muerte
 1966 - Lucky el intrépido 
 1967 - Necronomicon 
 
 1967 - Bésame, monstruo
 1968 - Fu-Manchú y el beso de la muerte
 1968-Marquis de Sade: Justine
 1969 - El conde Drácula
 1970 - Las vampiras (Vampyros Lesbos)
 1971 - La venganza del Doctor Mabuse
 1971 - Drácula contra Frankenstein
 1971 - Los sueños eróticos de Christina
 1973 - Maciste contra la reine des Amazones
 1973 - La noche de los asesinos
 1974 - Lorna, l'exorciste
 1976 - Aberraciones sexuales de una rubia caliente
 1977 - Mujeres en el campo de concentración del amor
1979 - El sádico de Notre-Dame
 1980 - El caníbal
 1981 - L'abîme des morts vivants
 1982 - El hundimiento de la casa Usher
1983 - Macumba sexual
 1985 - La sombra del judoka contra el doctor Wong
1988 - Faceless (Los depredadores de la noche)
 1996 - Killer Barbys
 1998 - Mari Cookie y la tarántula asesina
2005 - Snakewoman
2010 - Paula-Paula; una experiencia audiovisual

domingo, 22 de mayo de 2011

¿Qué película es esta?. El juego de los domingos (22).

Bueno, en vista de que las dos últimas os han parecido extremadamente fáciles, vamos a complicarlo un poco hoy...
Las puntuaciones, a no ser que alguien diga lo contrario, van así:

PRIMERO (con premio asegurado):  agrimensorJ, 34 puntos
SEGUNDO (con premio asegurado únicamente uno del grupo):  Mr. Lombreeze, con 29 puntos.
TERCERO (con premio asegurado únicamente uno del grupo):  David (Safari), 27 puntos  

PRINCIPIO DE LA ZONA DE PUNTOS PARA PARTICIPAR EN EL SORTEO DE VARIOS PREMIOS (desde 10 puntos en adelante):
 Scotty,   Cinexim,   con 25 puntos.
Marguis,  24 puntos.
Doc Armitage,  con 23 puntos.
Licantropunk,  con 22 puntos.
 Diorama, Lughnasad,   con 21 puntos.
Poptaje, con 18 puntos.
Pep,   con 14 puntos.
Mucipa,   dvd, con 12 puntos.
FIN DE LA ZONA DE PUNTOS PARA PARTICIPAR EN EL SORTEO DE VARIOS PREMIOS (desde 10 puntos en adelante).

PRINCIPIO DE LA ZONA DE PREMIO DE CONSOLACIÓN (de 5 a 10 puntos)
David Amorós,  ricard, J.A. Pérez, Ricardo Pérez, 8 puntos.
Pepe Cahiers,  kinski,   William De Baskerville, con 7 puntos.
Dickson, Trónak el Kárbaro,Dr. Quatermass, Insanus, con 6 puntos.
Pie Negro, egoitzmoreno.com,  Señor Berns, con 5 puntos.
FIN DE LA ZONA DE PREMIO DE CONSOLACIÓN (de 5 a 10 puntos) 

Cecil B. Demente, Lola Fett, Isabel, Kenny, GCPG,   Baal Zak, Tarquin Winot,   con 4 puntos.
miquel zueras, Anro, yosonico, Belknap, Kinezoe,  Xalons, Möbius el Crononauta, Mr. Floppy, Charlie,   Pedro López Manzano, con 3 puntos.
redrum, dopzihon, Jokerman, Ricar2, Dialoguista, Angelus, mge, Luis Miguel Coballes,  Lucifer becario dle mal, Tomás Serrano con 2 puntos.
Anna, Kinezoe, Lord Kamps, carlesp, Christian, Lula Fortune, Anele, Javi, Angel María Martinez, @ngel, Laura Jesso, Santiago Braida, Angelus, GabyLocura, Coltra, Kenny, Yamete, Putrefiction, tristan, Marcos Callau, Carles Franco Ballester, Berger, ruyelcid, juampi, Axel Foley, Wolfville, tokig, Elena, workroomfilms, Diego Fernández, Aaron, Mr. Hanxinto M Camac, 1 punto.

Y dicho esto... ¿de qué películas se trata?...
   RESPUESTA: SLUMDOG MILLIONAIRE. ACERTADA POR: DAVID (SAFARI)

martes, 17 de mayo de 2011

Hitler, un film de Alemania.


"Redujiste a cenizas Berlín y Viena... Nos arrebataste las puestas de sol de Caspar David Friedrich... Todo lo demás lo ocupaste y contaminaste. Todo: el honor, la fidelidad, la vida rústica, la pasión por el trabajo, el cine, la dignidad, la patria... ¡Te felicito!"
(Fragmento de la película)

Por mucho que los "Ilegales" se empeñasen en decir aquello de "nazis, simpáticos los nazis"[1], nada tiene de eso, ni tan siquiera mínimamente, la cabeza visible de aquel movimiento, el escritor del Mein Kampf [2], Adolf Hitler.
Adolf Hitler no dista mucho del protagonista de "Esperando el fin del mundo" [3]. Ambos sueñan con el caos y la destrucción. En realidad, Hitler no dista demasiado de cientos y cientos de personajes grotescos, enfermizos, crueles, malvados, que pueblan nuestras peores pesadillas. Lo malo de esto, es que Hitler no es, tristemente, un personaje de ficción, sino una aberrante realidad.
Hitler encarnaba lo que J.G. Ballard definió como el "prototipo del hombre semiculto del siglo XX" [4], al menos hasta su primer y fallido intento de usurpación del poder, momento en el que la concepción sobre sí mismo, influenciada por todos los pájaros negros que revoloteaban alrededor de él, cambió drásticamente. Un prototipo que tenía, como cualidad diferenciadora, las ínfulas de poder y fanfarronería de creer ser una mente brillante forjada por un espíritu autodidacta. No deja de resultar "curioso", siempre me lo ha parecido, y escalofriante, que toda la aversión que Hitler sentía hacia el pueblo judío (un antisemitismo que, recordemos, estaba extendido por la gran mayoría de Europa), toda esa caza indiscriminada que orquestó hacia ese pueblo, tuviese bases meramente biológica (y no política como cabría esperar), de ahí esa repulsión física y esa reiteración de vocablos en sus discursos como "repugnancia", "porquería", "absceso" o "limpieza"...
Tal vez, si Adolf Hitler no hubiese existido, todo este horror nunca se hubiese producido... O tal vez sí, quizás aquello era inevitable y otro hubiese ocupado su lugar como egocéntrico y pretendido rey del mundo, si atendemos a lo que el controvertido Hans Jürgen Syberberg, siempre preocupado por la historia y la cultura de su nación, nos quiere explicar en "Hitler, un film de Alemania" [3].
Syberberg es uno de esos directores, integrante de lo que se denominó Nuevo Cine Alemán, que por trabajos como el que nos ocupa, fue epicentro de críticas y desprecios en su país, pero alabado y endiosado en el resto del mundo. Admirador de Melies, Griffith o Eisenstein, su cine no se aleja demasiado de la magnificencia, la artesanal y la maravillosa puesta en escena de las películas de estos directores. Syberberg busca, con sus filmes, aunar los conpectos racionalistas del siglo XVIII y la mística del romanticismo, intentando siempre que imagen y sonido sean dos cuerpos independientes, discontinuos, en los que la imagen complemente y de significado al voluntario barroquismo de la palabra y la música, y no al revés.

Esta no es tan sólo una película sobre uno de los mayores monstruos de la Historia moderna, sino que es, además, un bretchiano y atípico retrato de la maldad del alma humana. Lo que esta megapelícula (compendio de películas sería más apropiado) nos quiere revelar como verdad última, con mayor o menor acierto, de forma más o menos discutible, es que todos y cada uno de nosotros guarda en su interior un monstruo oscuro, subyugante, hipnotizador y tenebroso; en definitiva, todos tenemos un Hitler dentro y sale a la luz, porque el resto de la humanidad permite que así sea.
Esta afirmación, al menos la primera parte, tan tajantemente expuesta por Syberberg me parece, cuanto menos, ciertamente discutible, ya que si bien todos y cada uno de nosotros guarda dentro de sí algunos momentos oscuros, de furia, inconfesables y reprochables, no considero que, por ello, por la imperfección egoísta e interesada del alma del ser humano, uno tenga que ser, o pueda llegar a ser, necesariamente, un genocida. Y es que de la célebre frase de Plauto "el hombre es un lobo para el hombre", a ser un asesino de masas, dista mucho. Muchísimo.
"Hitler, un film de Alemania", además de la mejor película de Syberberg, es el tercer pilar sobre el que el director asienta su trilogía sobre Alemania, junto a "Ludwig II. Requiem für einen jungfräulichen König", que gira en torno a la figura de Ludwig II de Baviera, al que Syberberg considera el último gran político de Alemania, y "Karl May. Auf der Suche nach dem verlorenen Paradies", que habla de la cultura alemana que el nazismo corrompió (y, también, con sus actos, la europea).
Si bien este film no habla explícitamente del Holocausto (una de las pocas pegas que le pondría yo a este interesantísimo ejercicio artístico, como es la incapacidad que demuestra de narrar y hablar de lo supuestamente inenarrable e irrepresentable, no por no factible [5], sino por ser tabú), Syberberg sabe que es necesario descubrir las causas que lo propiciaron y los hombres que estuvieron detrás de aquello. Lógicamente nadie puede creer que una buena mañana algo rompió la cotidianeidad y el caos surgió de la nada. No. Como ya hiciesen Haneke [6] o Bergman [7], Syberberg se adentra en el huevo de la serpiente, en las semillas de caos que, al germinar, dieron como fruto el horror más doloroso. Y esto es uno de los mayores aciertos de este particular exorcismo de una nación incapaz de despojarse definitivamente de las manchadas ropas de su pasado.
"Hitler, un..." está considerada una pieza fundamental en la cinematografía sobre el nazismo, ya que su discurso histórico-político es una base sobre la que se han asentado decenas de estudios, largometrajes y documentales posteriores. Yo no llegaría a los extremos de autores como Foucault o Susan Sontag que la defienden como monumental y obra maestra absoluta, pero sí que coincido con ellos en la importancia de este film y en lo interesante y necesario que es, tanto como documento, como obra de arte que emplea el cine como objeto de síntesis de todo tipo de manifestaciones artísticas de muy diferente procedencia, como puedan ser las marionetas, el teatro, la fotografía, el collage, la ópera, la escultura, la música o el circo.
Esta mezcolanza de estilos, el uso que hace de los actores (ya sean reales, ya sean marionetas) con el entorno, es lo que, bajo mi punto de vista, hace atractivo el conjunto y es lo que le acerca al teatro dialéctico, que origina el debate e interacciona con el público, rompiendo la cuarta pared, que tan característico es de Bretch [8], autor al que Syberberg, en su adolescencia, ya había adaptado en grabaciones caseras en 8mm.

Los 442 minutos de metraje están divididos en cuatro capítulos: "Der Gral", "Ein deutscher Traum", "Das Ende eines Wintermärchens" y "Wir Kinder der Hölle" [9], abarcando un espacio que va desde los comienzos con la mitología como base, hasta el hundimiento de la Alemania nazi y el posterior poso pesadillesco que dejó atrás.
El primero de los capítulos, "Der Gral", gira en torno a la idea de culto mitológico de Hitler; "Ein deutscher Traum", el segundo de este compendio, versa sobre la herencia cultural pre-nacionalsocialista; "Das Ende eines Wintermärchens" el tercer eslabón de la cadena, nos habla del Holocausto y de la ideología que hay tras él; por último, "Wir Kinder der Hölle", nos muestran las cenizas de lo que quedó y qué surgió de ellas.
Hay un aspecto en el que el film de Syberberg podríamos decir que va en consonancia con el de Lanzmann ya citado anteriormente, y es en el hecho de asentar el peso de la historia en la palabra, evitando así que el recuerdo de lo que se nos cuenta quede íntimamente ligado a una imagen que tal vez no sea con la que debiéramos quedarnos. Con dicha palabra, Syberberg quiere hacernos partícipes de una explicación lógica del porqué de la aparición del nacionalsocialismo; nos dice que uno de los principales motivos por el que surgen este tipo de movimientos, vienen dados por el fanatismo del pueblo, de la muchedumbre hacia el político poderoso y omnipotente, que trata de automatizar la cultura para controlar a las masas. Y esto es algo que han apuntado otros autores, como Kracauer [10], que expuso una tesis en la que comparaba los personajes del cine expresionista con el asentaminento del "automatismo" hitleriano en el alma de Alemania, algo que también sugirió Walter Benjamin, quien veía una afinidad entre el arte del movimiento automático del cine y la automatización de las masas. Es decir, la política se convierte en arte y éste en política.
La palabra, el eje central del film, al final, después de acabar de visionar el conjunto, se erige como paradigma de lo innombrable, de ese Auschwitz que Syberberg prefiere evitar en todo lo posible [11]. Este no mostrar, no necesariamente de forma especular, el no hablar de los campos de exterminio, creo que viene dado no ya por un reparo a la hora de posicionarse, sino que no sabe cómo hacerlo y cómo encajar el significado del horror en su poliédrico discurso. Es claro que este trabajo fílmico gira en torno a Hitler y la decadencia de la cultura alemana, pero creo que es claro, también, que es un tema, el de los campos de concentración, que no debería pasarse por alto y que va enteramente ligado a Hitler y a su nacionalsocialismo.

Uno, durante todo el metraje, no puede dejar de pensar en la ambigüedad de la que hace gala Syberberg, pero tal vez debemos escuchar sus propias palabras para comprender el porqué de esa sensación: “No siempre se construye un programa dialéctico con opiniones como bueno/malo o duro/blando, sino también con juegos de ambigüedad y el juego de posibilidades. Por eso se rodará una película alrededor de la vida y de los personajes, se pesarán el pro y el contra y finalmente se pondrá en discusión, implicando forzosamente un juicio, pero todo esto se ha de hacer sin agitación. Esta dialéctica de una filosofía del humanismo, obras de arte dialécticas como herencia de una época humanista (tan grandes y deseables como sean en tanto que archivos de material documental sobre el acercamiento para películas de no ficción), encuentra su equivalencia artística en las ficciones del director cuando puede hacer una aportación y así crear nuevos universos compuestos de citas y de señales de su trabajo”
Aún así, a pesar de esa ambigüedad cuestionable, la no presencia de la barbarie nazi de Auschwitz, es una grandísima película que nadie debería perderse. Y descubrirán, con pavor, que durante este viaje a la locura de la mente de un hombre, de una sociedad, las imágenes, sombrias, oscuras, tristes, apocalípticas, estarán enmarcadas con palabras de pesar, como de luto.
Imágenes incompletas de un horror sugerido, pero no exorcizado.



NOTAS:
[1] En su polémica canción "Hail! Hitler", de 1982, hecha, según sus propios testimonios, con el único propósito de ofender a los hippies y "provocar por provocar".

[2] Libro que en un principio iba a llamarse "Cuatro años y medio de pelear conra las mentiras, la estupidez y la cobardía: un ajuste de cuentas con los destructores del movimiento nazi". Nombre que cambió por el conocido "Mein Kampf" siguiendo una sugerencia de Max Amann, editor del mismo.

[3] Escrito por Madison Smartt Bell.

[4] "Lenguajes de la sinrazón", artículo aparecido en 1969 en "New Worlds"

[5] Como sí supieron hacer, impecablemente, Alain Resnais o Claude Lanzmann con "Nuit et brouillard" y "Shoah" respectivamente.

[6] En "La cinta blanca".

[7] En "El huevo de la serpiente"..

[9] "El Grial", "Un sueño alemán", "El final de un cuento de invierno" y "Nosotros hijos del infierno", respectivamente,

[10] En su recomendabilísimo libro "From Caligari to Hitler".

[11] No va a mostrar “pornografía izquierdista sobre los campos de concentración”, dice al principio.
Related Posts with Thumbnails